Nuevas tecnologías para la tradición napolitana

Tomar una taza de Caffè Borbone no es un simple momento de relax, sino un viaje sensorial a través de la tradición napolitana y lo que representa para los napolitanos esta bebida: un ritual, así como un momento de placer.
En Nápoles nunca se rechaza un café y, sobre todo, a nadie se le niega, por algo fue la primera ciudad en introducir el concepto de “caffè sospeso” (café pendiente).
Una reunión de trabajo, una comida o una cena, una charla entre amigos en cualquier evento social, Nápoles tiene el café como hilo conductor.

Por tanto, Caffè Borbone no es una empresa cualquiera, sino una familia que ha cultivado con dedicación durante años el amor y la pasión por el café y por su territorio, consiguiendo aprovechar las nuevas tecnologías para crear un producto de calidad que respeta plenamente la tradición napolitana